Biografía familiar

 
Nacido en el barrio porteño de Palermo, hijo único de una familia de obreros, y descendiente de italianos y españoles, lleva en la sangre la convicción de que en el trabajo, continuo y perseverante está la base del éxito de los objetivos que uno se proponga.
De fuertes convicciones morales y éticas, puede decirse que Fernando De Madariaga, es un hombre de palabra, lo que en más de una oportunidad le ha costado más de un sinsabor, o la falta de una oportunidad laboral o económica al no "transar" con nada ni con nadie que vaya en contra de lo que cree justo.
Y así se lo recuerda desde su juventud, en el Barrio, en el Club Comunicaciones, en aquel café donde se forjaron entrañables amistades, "El Olmo"; así es como desde siempre se maneja por la vida, con un temperamento que se vio forjado mas aún, en el servicio militar, en el que tuvo el placer y orgullo (según sus palabras!) de ser Granadero del Dr. Illia.
Poseedor de una profunda fe, enfrenta la vida como un constante desafío, un desafío que acepta dispuesto a resultar triunfador. Convencido de que la vida está ordenada por un Ser Supremo, también cree firmemente en que lo que tiene que definir a una persona es en primer lugar la autenticidad, así lo afirmaba hace algunos años en un medio gráfico, "… estoy seguro de que lo que el público captó en mi fue precisamente la autenticidad, algo así como una energía positiva que da como resultado la permanencia en el recuerdo de la gente…".
Si tenemos que hablar de sus amores, tenemos que hablar en primer lugar de sus padres, Lenin y Nené, quienes hicieron de él la persona que es hoy, su madre con firmeza y rectitud, su padre con un amor fuera de serie, cariñoso, cómplice y compañero como pocos. De típica familia italiana, reconoce como importantes las "pastas de la abuela", los encuentros los domingos, y el hecho de estar juntos cada vez que sea necesario.
De su abuela materna, Sixta, heredó la valentía de encarar con mucha garra lo que se presente en la vida, y como no admirarla, fue en los años ’20 baterista de la Orquesta de Señoritas!!
En su primer matrimonio, tuvo tres hijos, Marina, Mariano y Macarena, lamentablemente la vida le jugo una mala pasada y lo peor que puede pasarle a un padre le paso a Fernando en septiembre de 1999, cuando Mariano fallece en un accidente automovilístico a los 19 años, y en esos momentos fue cuando mas contó con el cariño de sus seres queridos y de entrañables amigos que lo ayudaron a salir del pozo en el que había caído. Lo que solo se logra con mucho coraje, y con una fuerza que pocos poseen.
Nadie reemplaza a nadie, decía hace poco a un periodista, pero la vida le dio revancha, y le presentó una nueva oportunidad para encontrarle sentido a la vida, junto a Mónica, su actual mujer, disfruta día a día de su pequeña hija Victoria, una beba de hermosos ojos celestes que se convirtió en la "alegría de vivir".
Solo le resta poder tener mas cerca a sus hijas hoy radicadas en España, y a sus nietos, Matías y Joan, de Marina, y Valentina de Macarena, para lograr sentirse pleno.
volver